Exposiciones

Clasificar, ordenar, dominar...

2.16

IMG 2367 copy

El término raza comenzó a ser usado ampliamente en las clasificaciones de los humanos en la segunda mitad del siglo XIX, justo a la par de la expansión europea por el mundo, cuando se formaron los imperios de las naciones más poderosas. Los atributos conferidos a cada una de ellas dan cuenta del sistema de relaciones establecido en esa época, en el cual los europeos se definían a sí mismos como la raza más civilizada, más evolucionada, la que habitaba en la región más propicia para la vida, en suma, la más perfecta; “los hombres más bellos y mejor hechos” dijera el célebre naturalista francés Buffon.

2.7.4Hipólito Salazar Alegorías de los 4 continentes, 1866 Litografía Acervo INBA/MUNAL
Hipólito Salazar Alegorías de Europa 1866 LitografíaHipólito Salazar Alegorías de los 4 continentes, 1866 Litografía Acervo INBA/MUNAL

 

2.7.2Hipólito Salazar Alegorías de los 4 continentes, 1866 Litografía Acervo INBA/MUNAL
2.7.3Hipólito Salazar Alegorías de los 4 continentes, 1866 Litografía Acervo INBA/MUNAL

Las clasificaciones de la humanidad en razas proliferaron en esa época, desde las más clásicas que la dividían en cuatro o cinco grandes razas hasta las que contaban cientos de ellas, quinientas una de las más recientes y elaboradas. Todas ellas son igualmente arbitrarias y mantienen relaciones constantes, es decir, los blancos en el centro o en la cima, los africanos y australianos muy alejados, ya cerca de simios; las más recientes son menos obvias y evidentes en cuanto a este aspecto.

IMG 2358_copyAutor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX, impresos, Colección César Carrillo Trueba.
2.10.1. Clasificación_de_las_razas_detalle_2Autor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX, impresos, Colección César Carrillo Trueba.
IMG 2363_copyAutor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX, impresos, Colección César Carrillo Trueba.

 

 

2.10.2. Clasificación_de_las_razas_detalleAutor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX, impresos, Colección César Carrillo Trueba.

 

 

IMG 2369_copy
IMG 2368_copy
IMG 2365_copy
IMG 2359_copy

 

 

La idea de raza es por tanto una construcción realizada en un contexto social e histórico particular; por medio de ella se buscaba aprehender la diversidad humana desde la perspectiva de los europeos. En su conformación influyó la visión del mundo que éstos tenían entonces –y aún tienen- de los demás, y la relación de dominación que establecieron con ellos o que intentaron establecer: invariablemente de dominación.

2.7César Rangel Recreación de mapa antiguo de la distribución de razas humanas y evolución morfológica, 2015 Carbón, paste y tinta sobre tela Colección Producciones Santa Lucía A.C.

Cada imperio se dedicó así al estudio y la clasificación de las razas de las regiones bajo su control, lo cual fue imitado en México, cuyo territorio era visto por la clase gobernante como un espacio a conquistar y sus poblaciones a dominar. Los documentos, mapas y atlas de la segunda mitad del siglo XIX son fiel reflejo de esta concepción.

2.1Antonio García Cubas Carta etnográfica, 1885 Obra gráfica Acervo INBA/MUNAL

 

Razas y evolución

2.9Autor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX Impresos Colección César Carrillo Trueba

Las clasificaciones de las razas suelen ser presentadas como estrictamente basadas en rasgos biológicos; sin embargo, las cualidades que se les atribuye -relacionadas con tales rasgos- están basadas en características culturales. Cada raza o pueblo perteneciente a una raza era clasificado en una escala (como salvajes, bárbaros, semicivilizados y civilizados) y el lugar que ocupaba era definido por la relación que tenía con los europeos o la élite gobernante de su país: mientras más cercano era su modo de vida al de éstos, menos rebelde, más alto en la escala era ubicado.

La teoría de la evolución, basada en la idea de que la humanidad se encuentra en un progreso constante, proporcionó una dimensión temporal, dando pie a una jerarquía cuya cúspide era ocupada por las razas consideradas más evolucionadas, invariablemente la raza blanca, y en la parte inferior, africanos y australianos. Dicho esquema no se consideraba fijo, las razas podían evolucionar, pero para ello debían dejarse guiar por las razas consideradas superiores, adoptar otra forma de vida, dejar su propia cultura. El que un pueblo se negara a ser gobernado por la raza blanca era visto como un rechazo a progresar, y su rebelión considerada como una manifestación de salvajismo, ante lo cual era preciso emprender una guerra para “civilizarlo”, tal y como ocurrió en México durante la llamada guerra de castas en Yucatán, cuando los pueblos mayas se levantaron en armas para defender sus tierras y fueron brutalmente reprimidos.

 

IMG 2367_copyAutor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX, impresos, Colección César Carrillo Trueba
IMG 2367 copyAutor desconocido, Clasificaciones de las razas humanas, siglo XIX, impresos, Colección César Carrillo Trueba

 

 

2.16Federico Trujillo, Pirulete en el país de los antropófagos, ca. 1922, Libro y David M. Warren, Warren’s Common School of Geography, 1887, Libro, Colección César Carrillo Trueba.

 

Etiquetas:


logo lapenca